ANUNCIO

Carrera Lunar 2.0: ¿Qué impulsa el renovado interés en las misiones lunares?  

 Entre 1958 y 1978, EE.UU. y la antigua URSS enviaron 59 y 58 misiones lunares respectivamente. La carrera lunar entre los dos cesó en 1978. El fin de la guerra fría y el colapso de la antigua Unión Soviética y el posterior surgimiento de un nuevo orden mundial multipolar han visto un renovado interés en las misiones lunares. Ahora, además de los tradicionales rivales Estados Unidos y Rusia, muchos países como Japón, China, India, Emiratos Árabes Unidos, Israel, ESA, Luxemburgo e Italia tienen programas lunares activos. Estados Unidos domina el campo. De los nuevos participantes, China e India han logrado avances significativos y tienen ambiciosos programas lunares en colaboración con socios. La misión Artemis de la NASA tiene como objetivo restablecer la presencia humana en la Luna y establecer un campo base/infraestructura lunar en un futuro próximo. China e India también tienen planes similares. El renovado interés de muchos países en las misiones lunares está impulsado por la utilización de minerales lunares, agua helada y energía espacial (particularmente solar) para la habitación humana en el espacio profundo y para complementar las necesidades energéticas de la creciente economía global. La rivalidad estratégica entre los actores clave puede culminar en conflictos espaciales y en la militarización del espacio.  

Desde 1958 cuando la primera misión lunar Pioneer 0 fue lanzado por los EE. UU., hasta ahora se han realizado alrededor de 137 misiones lunares. Entre 1958 y 1978, Estados Unidos envió 59 misiones a la Luna, mientras que la ex Unión Soviética lanzó 58 misiones lunares, lo que en conjunto representa más del 85% de todas las misiones lunares. Se la denominó "carrera lunar" por la superioridad. Los dos países demostraron con éxito hitos clave de “aterrizaje suave lunar” y “capacidades de retorno de muestras”. La NASA dio un paso adelante y demostró también “capacidad de aterrizaje tripulado”. Estados Unidos sigue siendo el único país que ha demostrado capacidad de realizar misiones lunares tripuladas.   

Después de 1978, hubo una pausa que duró más de una década. No se envió ninguna misión a la luna y el “lunar "La carrera" entre Estados Unidos y la ex URSS cesó.  

En 1990, las misiones lunares se reiniciaron con el programa MUSES de Japón. Actualmente, además de los tradicionales rivales Estados Unidos y Rusia (como sucesora de la antigua URSS que colapsó en 1991); Japón, China, India, Emiratos Árabes Unidos, Israel, ESA, Luxemburgo e Italia tienen programas lunares activos. De ellos, China y la India han logrado avances particularmente significativos en sus programas lunares.  

El programa lunar de China comenzó en 2007 con el lanzamiento de Chang'e 1. En 2013, la misión Chang'e 3 demostró la capacidad de aterrizaje suave de China. La última misión lunar de China, Chang'e 5, logró una “capacidad de retorno de muestras” en 2020. Actualmente, China está en proceso de lanzar una misión lunar tripulada. El programa lunar de la India, por otro lado, comenzó en 2008 con Chandrayaan 1. Después de un intervalo de 11 años, Chandrayaan 2 se lanzó en 2019, pero esta misión no pudo alcanzar la capacidad de aterrizaje suave en la Luna. el 23rd Agosto de 2023, módulo de aterrizaje lunar de la India Vikram of Chandrayaan-3 La misión aterrizó suavemente de forma segura en una superficie lunar de alta latitud en el polo sur. Esta fue la primera misión lunar que alunizó en el polo sur de la Luna. Con esto, India se convirtió en el cuarto país (después de EE. UU., Rusia y China) en tener capacidad de alunizaje suave.  

Desde 1990, cuando se reiniciaron las misiones lunares, hasta ahora se han enviado un total de 47 misiones a la Luna. Sólo en esta década (es decir, la década de 2020) ya se han realizado 19 misiones lunares. Los actores clave tienen planes ambiciosos. La NASA tiene la intención de construir un campo base e infraestructura lunar relacionada para restablecer la presencia humana en la Luna en 2025 en el marco del programa Artemis en colaboración con Canadá, la ESA y la India. Rusia ha anunciado que permanecerá en la carrera lunar tras el fracaso de su reciente misión Luna 25. China enviará una misión tripulada y tiene planes de establecer una estación de investigación en el polo sur de la Luna para 2029 en colaboración con Rusia. La misión Chandrayaan de la India se considera un trampolín hacia las futuras misiones interplanetarias de ISRO. Varias otras agencias espaciales nacionales se esfuerzan por alcanzar hitos lunares. Claramente, hay un renovado interés en las misiones lunares, de ahí la impresión de “Lunar Race 2.0”. 

¿Por qué se renovaron los intereses de las naciones en las misiones lunares?  

Las misiones a la Luna se consideran peldaños hacia las misiones interplanetarias. La utilización de los recursos lunares será crucial en la futura colonización del espacio (posibilidad de extinción masiva En el futuro, no se puede descartar por completo que en el futuro se deban a catástrofes naturales como una erupción volcánica o el impacto de un asteroide o a causas provocadas por el hombre, como el cambio climático o un conflicto nuclear o biológico. Extenderse al espacio para convertirse en una especie multiplanetaria es una consideración importante a largo plazo que debe considerar la humanidad. El programa Artemis de la NASA es uno de esos comienzos hacia la futura colonización del espacio). La habitación humana en el espacio profundo dependerá en gran medida de la adquisición de la capacidad de explotar energía extraterrestre y recursos minerales en el sistema solar para apoyar y sostener misiones tripuladas y viviendas espaciales.1.   

Como cuerpo celeste más cercano, la Luna ofrece muchas ventajas. Tiene una variedad de minerales y materiales que pueden usarse para producir propulsores para transporte espacial, instalaciones de energía solar, plantas industriales y estructuras para viviendas humanas.2. El agua es muy importante para las viviendas humanas a largo plazo en el espacio. Hay evidencia definitiva de hielo de agua en las regiones polares de la Luna3 que las futuras bases lunares puedan utilizar para sustentar la habitación humana. El agua también se puede utilizar para producir propulsores de cohetes localmente en la Luna, lo que hará que la exploración espacial sea económica. En vista de su baja gravedad, la Luna puede servir como lugar de lanzamiento más eficiente para misiones a Marte y otros cuerpos celestes.  

La Luna también tiene un enorme potencial de “energía espacial” (es decir, recursos energéticos en el espacio exterior) que promete una manera de avanzar hacia las crecientes necesidades energéticas de la creciente economía global (mediante la suplementación de los suministros de energía convencionales en la Tierra) y la necesidad de un espacio exterior. fuente de energía basada en energía para futuras exploraciones espaciales. Por falta de ambiente y abundante suministro de luz solar, la luna es eminentemente adecuada para establecer estaciones de energía solar independientes de la biosfera terrestre que suministrarían energía barata y limpia a la economía global. Los colectores en la superficie lunar pueden convertir la luz solar en microondas o láser que podrían dirigirse a los receptores terrestres para convertirlos en electricidad.4,5.  

Los programas espaciales exitosos unen emocionalmente a los ciudadanos, consolidan el nacionalismo y han sido fuentes de orgullo y patriotismo nacional. Las misiones lunares y marcianas también han servido a los países para buscar y recuperar un estatus de poder en la comunidad de naciones, particularmente en el nuevo orden mundial multipolar desde el fin de la guerra fría y el colapso de la URSS. El programa lunar chino es un buen ejemplo6.  

Quizás uno de los impulsores clave de la carrera lunar 2.0 sea la rivalidad estratégica entre Estados Unidos y la ambiciosa China en el nuevo orden mundial. Hay dos aspectos principales de la rivalidad: “misiones tripuladas a Marte junto con campos base lunares” y “militarización del espacio” que resulta en el desarrollo de sistemas de defensa y armas espaciales.7. Es probable que la idea de propiedad común del espacio exterior se vea cuestionada por la misión lunar Artemisa.8 iniciado por los EE.UU. y sus socios internacionales como Canadá, la ESA y la India. China también ha planeado una misión tripulada similar y una estación de investigación en el polo sur lunar en colaboración con Rusia. Curiosamente, el Chandrayaan 3 de la India recientemente aterrizó suavemente en el polo sur lunar. Hay indicios de colaboración entre India y Japón para futuras misiones lunares.   

La rivalidad estratégica entre los actores clave, junto con las tensiones acumuladas por otros factores (como las disputas fronterizas de China con India, Japón, Taiwán y otros países) tiene el potencial de precipitar conflictos espaciales y el uso de armas en el espacio exterior. La tecnología espacial tiene un doble uso y puede utilizarse como arma espacial. Armamento láser de sistemas espaciales.9 sería particularmente perturbador para la paz y la armonía internacionales.  

*** 

Referencias:  

  1. Ambrose WA, Reilly JF y Peters DC, 2013. Recursos energéticos para los asentamientos humanos en el sistema solar y el futuro de la Tierra en el espacio. DOI: https://doi.org/10.1306/M1011336 
  1. Ambrose WA 2013. La importancia del hielo de agua lunar y otros recursos minerales para los propulsores de cohetes y los asentamientos humanos en la Luna. DOI: https://doi.org/10.1306/13361567M1013540   
  1. Li S., et al 2018. Evidencia directa de hielo de agua expuesto en la superficie en las regiones polares lunares. Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias. 20 de agosto de 2018, 115 (36) 8907-8912. DOI:  https://doi.org/10.1073/pnas.1802345115  
  1. Criswell DR 2013. El sistema de energía solar-eléctrica Sol-Luna-Tierra para permitir la prosperidad humana ilimitada. DOI: https://doi.org/10.1306/13361570M1013545 y sistema de energía solar lunar DOI: https://doi.org/10.1109/45.489729  
  1. Zhang T., et al 2021. Revisión sobre energía espacial. Energía Aplicada Volumen 292, 15 de junio de 2021, 116896. DOI: https://doi.org/10.1016/j.apenergy.2021.116896  
  1. Lagerkvist J., 2023. Lealtad a la nación: exploración lunar y marciana para una grandeza duradera. Publicado el 22 de agosto de 2023. DOI: https://doi.org/10.1007/978-3-031-40037-7_4 
  1. Zanidis T., 2023. La nueva carrera espacial: entre las grandes potencias de nuestra era. vol. 4 No. 1 (2023): Serie de resúmenes de políticas de HAPSc. Publicado: 29 de junio de 2023. DOI: https://doi.org/10.12681/hapscpbs.35187 
  1. Hanssen, SGL 2023. Apuntando a la Luna: Explorando la importancia geopolítica del programa Artemisa. UiT Munin. Disponible en https://hdl.handle.net/10037/29664  
  1. Adkison, TCL 2023. Tecnologías de armamento láser de sistemas espaciales en la guerra en el espacio ultraterrestre: un estudio cualitativo. Disertaciones de la Universidad Técnica de Colorado. Disponible en https://www.proquest.com/openview/a982160c4a95f6683507078a7f3c946a/1?pq-origsite=gscholar&cbl=18750&diss=y  

*** 

Umesh Prasad
Umesh Prasad
Periodista científico | Editor fundador de la revista Scientific European

Suscríbete a nuestro boletín

Para actualizarse con las últimas noticias, ofertas y anuncios especiales.

Artículos Populares

La investigación del ADN revela los sistemas de "familia y parentesco" de las comunidades prehistóricas

Información sobre los sistemas de "familia y parentesco" (que es rutinariamente...

Agricultura sostenible: conservación económica y ambiental para pequeños agricultores

Un informe reciente muestra una iniciativa de agricultura sostenible en...

Descubierta la galaxia 'hermana' de la Vía Láctea

Se descubre un "hermano" de la galaxia de la Tierra, la Vía Láctea...
- Publicidad -
94,895VentiladoresMe gusta
47,774SeguidoresSeguir
1,772SeguidoresSeguir
30AbonadosSuscríbete