ANUNCIO

El enfoque de "moderación" de la nutrición reduce el riesgo para la salud

SALUD'' Moderación '' El enfoque de la nutrición reduce el riesgo para la salud

Múltiples estudios muestran que la ingesta moderada de diferentes componentes de la dieta se asocia mejor con un menor riesgo de muerte

Los investigadores han formulado datos de un importante estudio mundial: el estudio de epidemiología rural urbana prospectiva (PURE)1 para analizar la relación entre nutrición y enfermedad. Siguieron a unos 135,000 participantes de 18 países (de ingresos bajos, medios y altos) de los cinco continentes. El estudio tomó nota de la dieta de las personas y les hizo un seguimiento durante un promedio de 7.4 años.

El estudio encontró que la ingesta alta de carbohidratos se asoció con un mayor riesgo de muerte. En la creencia popular, siempre se ha discutido que consumir una mayor cantidad de grasas en la dieta (grasas saturadas, grasas poliinsaturadas y grasas monoinsaturadas) se asocia con un menor riesgo de muerte en comparación con ingestas más bajas. Sin embargo, las grasas totales o individuales no se asociaron con el riesgo de ataques cardíacos ni con ningún tipo importante de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, por otro lado, el estudio también encontró que una dieta alta en carbohidratos está relacionada con una mayor mortalidad aunque con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

No sería exagerado afirmar que este estudio en un artículo del XNUMX de Lancet,  definitivamente cuestiona las creencias y opiniones convencionales sobre las grasas alimentarias y sus respectivos resultados clínicos. Los resultados del estudio pueden parecer "sorprendentes", ya que muestran una imagen muy diferente de posibilidades cuando se ve en el contexto de estudios anteriores. A pesar de estos pensamientos, los investigadores aclaran que estos nuevos resultados son muy consistentes con varios estudios y ensayos aleatorizados que se han realizado en países desarrollados durante las últimas dos décadas aproximadamente.

En los países en desarrollo (particularmente del sur de Asia), el estudio encontró que cualquier disminución en la ingesta de grasas en la dieta conducía automáticamente a un mayor consumo de carbohidratos. Los investigadores explican que este aumento en los carbohidratos pero no en las grasas contribuía a tasas de mortalidad más altas en el sur de Asia.

Es interesante observar que las pautas dietéticas en todo el mundo se han centrado principalmente en reducir la grasa diaria total por debajo de al menos el 30 por ciento de la ingesta calórica diaria y las grasas saturadas por debajo del 10 por ciento de la ingesta calórica. Esto se ha basado en el conocimiento de que la reducción de grasas (particularmente grasas saturadas) debería reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. Estas pautas se desarrollaron hace más de 40 años y desde entonces el consumo total de grasas también ha disminuido en los países occidentales. Sin embargo, los autores señalan que estos aprendizajes y pautas informadas anteriormente no siempre tuvieron en cuenta cómo se reemplazan las grasas saturadas en la dieta, lo que obviamente está muy influenciado por la ubicación geográfica y también por la demografía social y cultural.

Otro informe PURE relacionado publicado simultáneamente en Lancet2 evaluó el consumo global de frutas, verduras y legumbres y su relación con la mortalidad y los infartos y enfermedades cardíacas. Si bien el estudio encontró un efecto beneficioso de aumentar el consumo de frutas, verduras y legumbres, el beneficio máximo se observó en tres o cuatro porciones al día (o un total de 375 a 500 gramos), especialmente cuando se comen crudas que cocidas y sin alimentos adicionales. beneficiarse de consumir más. Esto adquirió relevancia ya que las verduras y especialmente las frutas son un alimento costoso y, por lo tanto, inasequibles para la población más grande en las regiones de Asia y África. Por lo tanto, un objetivo de un mínimo de tres porciones al día parece alcanzable y asequible. Esto invita a la reflexión ya que la mayoría de las pautas dietéticas siempre han recomendado un mínimo de cinco porciones diarias y tampoco diferenciaron entre los beneficios de las verduras crudas y las cocidas. riesgo de enfermedades cardiovasculares, se llevaron a cabo principalmente en países desarrollados.

Las legumbres, como frijoles, guisantes, lentejas, garbanzos, etc., son consumidas habitualmente por muchas poblaciones en el sur de Asia, África y América del Sur. Se ha descubierto que comer solo una porción diaria definitivamente disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte. Dado que las legumbres no se consumen popularmente en Europa o América del Norte, reemplazar los almidones como la pasta o el pan blanco con más legumbres sería una transformación dietética prometedora en los países desarrollados.

Un tercer estudio final en The Lancet Diabetes and Endocrinology3 El mismo grupo de investigadores examinó el impacto de las grasas y los carbohidratos en los lípidos sanguíneos y la presión arterial y encontraron que el LDL (el llamado colesterol 'malo') no es confiable para pronosticar los efectos de las grasas saturadas en los eventos cardiovasculares futuros. En cambio, la proporción de 2 proteínas organizadoras (ApoBand ApoA1) en la sangre ofrece la mejor indicación del impacto de las grasas saturadas en el riesgo cardiovascular del paciente.

El estudio PURE ha incluido poblaciones de diversas regiones geográficas que no se han estudiado antes (especialmente el sur de Asia y África) y la diversidad de poblaciones evaluadas en este estudio refuerza los datos sobre alimentos que potencialmente reducen el riesgo de enfermedades. Los autores enfatizan que “moderación”En la mayoría de los aspectos de la dieta debería ser el enfoque preferido, a diferencia de las nociones populares de tener una ingesta muy baja o muy alta de la mayoría de los nutrientes. La idea de "moderación”Se vuelve extremadamente relevante ya que la insuficiencia nutricional es un desafío mayor en los países en desarrollo en comparación con los excesos nutricionales en los países desarrollados. Los hallazgos de este estudio son aplicables a nivel mundial y tienen el potencial de proponer una "reconsideración" de nutrición políticas basadas en las condiciones socioeconómicas.

***

{Puede leer el trabajo de investigación original haciendo clic en el enlace DOI que figura a continuación en la lista de fuentes citadas}

Fuentes)

1. Dehghan Met al 2017. Asociaciones de la ingesta de grasas y carbohidratos con enfermedades cardiovasculares y mortalidad en 18 países de los cinco continentes (PURE): un estudio de cohorte prospectivo. The Lancethttps://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)32252-3

2. Yusuf S et al 2017. Consumo de frutas, verduras y legumbres, y enfermedades cardiovasculares y muertes en 18 países (PURE): un estudio de cohorte prospectivo. The Lancethttps://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)32253-5

3. Mente A et al 2017. Asociación de nutrientes dietéticos con lípidos en sangre y presión arterial en 18 países: un análisis transversal del estudio PURE. The Lancet Diabetes y endocrinología. 5 (10). https://doi.org/10.1016/S2213-8587(17)30283-8

Equipo SCIEU
Equipo SCIEUhttps://www.ScientificEuropean.co.uk
Scientific European® | SCIEU.com | Avances significativos en la ciencia. Impacto en la humanidad. Mentes inspiradoras.

Suscríbase a nuestro boletín

Para actualizarse con las últimas noticias, ofertas y anuncios especiales.

- Publicidad -

Artículos Populares

Ingeniería de tejidos: un nuevo hidrogel bioactivo específico para tejidos

Los científicos han creado por primera vez un inyectable...

Los antepasados ​​y descendientes genéticos de la civilización del valle del Indo

La Civilización de Harappa no fue una combinación de...
- Publicidad -
99,772VentiladoresMe gusta
69,708SeguidoresSeguir
6,319SeguidoresSeguir
31SuscriptoresSuscríbete